El Yo Arquetipico

El taller intencional: el alma arquetípica, ha sido el más largo que hemos hecho en clase de yoga y meditación, nos llevó como unos 5 meses. ¡Fue accidentado y complejo, como tiene que ser cuando algo te toca profundamente!

Asana y mudra elegidos para trabajar con el arquetipo del Destructor

Con este tipo de trabajo interior se reconocen patrones de energía psíquica que en psicología se denominan arquetipos. Dichos arquetipos son como fantasmas que nos poseen, como ángeles o demonios según estén actuando para bien o para mal. Son patrones que no han sido creados por la conciencia ni el inconsciente individual, están en el inconsciente colectivo. El inconsciente colectivo no es la suma de la consciencia ni del inconsciente individual. 

Estos patrones son siempre los mismos, se repiten a lo largo de los tiempos y cuando nos poseen les damos un carácter particular. Dichos patrones son piezas de un puzzle, nos revelan información que no viene de los sentidos físicos.

Asana elegida para el arquetipo del Guerrero

Ciertamente esta teoría psíquica de la psicología ha querido acercarse a la espiritualidad y al misterio, pero tiene errores en lo que respecta al concepto del Self y el verdadero nivel de donde proceden dichos patrones. No voy a entrar en profundidad en este tema, solo diré que el Self no es el “Yo Soy” y el “Yo Soy” es la más elevada expresión del “Yo” a nivel espiritual. Pero el “Yo Soy” se refleja en los diferentes planos de existencia, y estos patrones del inconsciente colectivo se corresponden con un plano inferior a la trascendencia, aunque contengan información sobre la misma. La trascendencia, la naturaleza del misterio, no puede ser estudiada en este nivel aunque sea un proceso que nos acerque a preguntarnos sobre la misma.

Los arquetipos, cuando se estudian de forma lineal, se clasifican en el ego, el alma o el Self. Esta clasificación ordena los niveles de consciencia de sí mismo, el mundo y el misterio. Hay quien aún tiene  una conciencia infantil correspondiente al nivel egoico, y muy pocos una conciencia madura y lo suficientemente expandida que se corresponda al Self. Esta linealidad que aparece con nuestro desarrollo es solo una forma de entender algo que sucede de forma holística y cíclica una vez hemos alcanzando un nivel mínimo de consciencia, o sea se un contacto con nuestra alma.

El alma se hace preguntas y es ahí donde la iniciación comienza, pero dichas preguntas a veces no son correctas, otras no se entiende la respuesta y en otras, no pasa de la teoría a la práctica. De ahí que todo lo que entendemos y no nos cambia nos someta a la repetición de patrones.

Bueno, quería haber entrado un poco en cada uno de estos arquetipos, pero este post va a terminar siendo largo y denso, así que lo voy a dejar aquí. A quien le interese, puede solicitar este taller online o bien apuntarse si lo vuelvo a repetir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s